Make your own free website on Tripod.com
Galileo en Júpiter
Ing. Edgar Castro Bathen
Asociación Astronómica de Guatemala


Galileo Galilei, el hombre que dirigió por primera vez un telescopio hacia el firmamento y descubrió los cráteres de la Luna, los satélites de Júpiter y los anillos de Saturno, vive hoy nuevamente a través del ingenio espacial fabricado por la NASA, el cual fue bautizado con su nombre. Galileo arribó a Júpiter el 7 de Diciembre recién pasado, y permanecerá orbitándolo por 22 meses, tiempo durante el cual fotografiará el planeta y sus satélites desde una distancia jamás lograda antes (500km). El complejo electrónico también analizará su composición química, densidad y otras características, enviándo a la Tierra un cúmulo de información totalmente nueva, que nos permitirá saber más sobre él, que lo que se ha acumulado a lo largo de toda la historia.

Júpiter es un planeta de misterios y aristocracia. Se sabe que en un principio iba a convertirse en una estrella, pero su materia no alcanzó la densidad crítica necesaria, y se quedó como un gigante gaseoso, el más grande de todos los planetas. Algunas personas dicen (en broma) que Júpiter renunció a su trono para quedarse a vivir entre los planetas comunes y corrientes. Y como si eso fuera poco, el año pasado fue golpeado por los fragmentos del cometa Shoemaker-Levy 9, que cayeron como terribles bombas atómicas sobre su superficie. Y sin embargo, esto no le afectó en nada.

La nave Galileo disparó una sonda, la cual penetró en la atmósfera jupiteriana, descendiendo unos 170 km. hasta que la presión atmosférica la destruyó. Sin embargo, tuvo el tiempo de transmitir durante 57 minutos, datos sobre la temperatura, composición atmosférica, densidad y presión. Incluso trató de buscar los "relámpagos" que los Voyager fotografiaron a su paso en 1980. Todos los datos quedaron en la grabadora del orbitador, y desde allí se están transmitiendo a la Tierra. Esto era lo que los científicos de la NASA esperaban como un éxito. Sin embargo, también hay problemas: una antena especial para transmitir datos a 300,000 bits por segundo se dañó y ahora lo están haciendo por medio de otra antena cuya velocidad es de solamente de 16 bits por segundo. Esto no se considera un problema serio, pues aunque sea despacio, pero los datos vendrán.

¿Qué se descubrira en Júpiter?

Probablemente podamos averiguar las respuestas a preguntas como:

¿Cuál es la mecánica de la Gran Mancha Roja?¿Hay agua en Júpiter?¿Cuál es el origen de sus satélites?¿Se descubrirán nuevos?¿Por qué Júpiter genera más calor del que recibe?¿De qué está formado su interior?etc.

Muchas de estas son preguntas viejas, que se han hecho desde hace 300 años y aún no se han podido contestar. ¿Podremos hacerlo ahora?

Hasta la fecha Júpiter tiene 16 satélites descubiertos. Sus nombres son: Adrastea, Amaltea, Ananke, Callisto, Carme, Elara, Europa, Ganímedes, Himalia, Io, Leda, Lysithea, Metis, Pasiphae, Sinope y Thebe. Su distancia al Sol es de 778 millones de kilómetros, tarda 11.8 años terrestres en dar una vuelta completa alrededor del Sol, viajando a la velocidad de 13km. por segundo; su día dura 9 horas 55m terrestres, su diámetro es de 142,984 km, su masa es 317.8 veces la de la Tiera, su volumen 1321 veces el de la Tierra, su densidad es 1.33 gr/cm3, la fuerza de gravedad en su superficie es de 2.53 veces la de la Tierra, la velocidad de escape es de 59.6 km/segundo (¡Más de 5 veces la de la Tierra!), su temperatura más alta registrada es de 20,000°C, su temperatura más baja es de 438°C; se cree que su atmósfera está formada principalmente de Hidrógeno y Helio; tiene por lo menos un anillo descubierto; su eje está inclinado 3.08° sobre la eclíptica; su eccentricidad orbital es de 0.049 y el grado de "achatamiento" de su esfera es de 0.065 (la Tierra es 0.003).

De antemano se descarta la posibilidad de encontrar algún tipo de vida, pues ya se sabe que las condiciones ambientales no son las apropiadas. Pero sí se espera averiguar si es cierto que el satélite Europa tiene un océano bajo una capa de hielo y si los cráteres de Callisto son recientes. Estos descubrimientos, sumados a los que está haciendo el Telescopio Espacial Hubble, estarán dando a nuestra generación, nueva y abundante información sobre el Sistema Solar y sobre el Universo. El año 1996 promete ser un año de gran riqueza en conocimientos y eventos astronómicos, pues además de lo que nos envíe Galileo, estaremos recibiendo información de otros observatorios sobre el planeta descubierto en la estrella 51 de Pegaso, el cometa Hale-Bopp, los agujeros negros, etc. Si Galileo viviera, estaría muy contento de ver que su labor ha sido continuada y que su recuerdo anima a los navegantes estelares a hacer nuevos descubrimientos.