Make your own free website on Tripod.com
¿Vida en Marte?
Ing. Edgar Castro Bathen
Director de la Asociación Astronómica de Guatemala

Antecedentes

El 7 de Agosto recién pasado, la NASA anunció en conferencia de prensa una noticia que ha creado muchísima confusión. Nueve científicos de cinco instituciones, lidereados por el geólogo David Mckay, del Centro Espacial Johnson sostienen que la mejor explicación para tres diferentes minerales, un resíduo orgánico y estructuras que semejan bacterias encontradas dentro de un meteorito, es que haya habido vida en Marte.

"No estamos diciendo que hay vida en Marte." Dijo cautelosamente Mckay. "Y no estamos diciendo que hemos encontrado la prueba absoluta de una antigü a vida en Marte. Sólo estamos diciendo que hemos encontrado una gran cantidad de claves en esa dirección. Quisieramos que otra gente (científicos) examinara el meteorito e hiciera otra interpretación de los resultados".

Opiniones

Los científicos con otra interpretación no se han hecho esperar. William Schopf, de la Universidad de California, Los Angeles, quien ha pasado toda su carrera separando microfósiles de los inicios de la vida en la Tierra de falsas pistas dice "Creo que es muy difícil que haya resíduos de actividad biológica. Este sólo es un primer paso, pero hay mucho trabajo que se debe hacer ahora para buscar pruebas más convincentes". El especialista en partículas de polvo interplanetario, Donald Brownlee, de la Univcrsidad de Washington dice "No estoy convencido, pero creo que han hecho un caso creíble que estas cosas podrían ser microfósiles. No hay ningún antecedente. Si es cierto, es una de las cosas más importantes para la ciencia. La Exobiología es intelectualmente interesante, pero sin datos resulta ser pura especulación. Ahora tenemos datos sobre los cuales basarnos."

La evidencia

El informe de 17 páginas presentado por la NASA se basa en un meteorito encontrado en la Antártida, en 1984, de 1.9 kilogramos de peso y del tamaño de una pelota de softball. Durante 10 años el meteorito sufrió una cantidad de análisis, pero fue clasificado erróneamente como proveniente del asteroide Vesta. Sin embargo, en 1994, David Mittlefehldt de la Lockheed Martin en Houston reexaminó el meteorito y encontró similaridades con otros meteoritos provenientes de Marte, los cuales son ya conocidos. El meteorito fue entonces reclasificado y desde entonces los investigadores fueron deduciendo su historia. Según sus teorías, la roca se formó del magma congelado del planeta Marte hace 4,500 millones de años, luego sufrió la colisión de un cuerpo externo, que lo arrojó al espacio, donde estuvo vagando por 16 millones de años. Esto se sabe gracias a las pruebas de radioactividad de espacio profundo que se le hicieron. Luego, por azares del destino, cayó en la Tierra, en la Antártida donde estuvo sepultado en el hielo por 13,000 años, hasta que una expedición científica lo encontró en la región de Allan Hills.

Las moléculas orgánicas que se encontraron se denominan Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos, las cuales son moléculas complejas, pero comunes en polvo interestelar, y en meteoritos provenientes del cinturón de asteroides. Para el equipo de la NASA, su presencia en un meteorito marciano, eleva la posibilidad de que sean el resultado de organismos que una vez vivieron en la roca. Otro argumento que utilizan para sostener su teoría es el haber encontrado glóbulos de carbonato de 50 micrómetros de diámetro, los cuales se han encontrado en ambientes terrestres como consecuencia de la presencia de bacterias. Sin embargo "estos pudieron formarse por otro procedimiento no biológico," dice Kenneth Nelson, de la Universidad de Wisconsin en Milwaukee. No obstante, hay dos minerales encontrados en los glóbulos, que llaman la atención: el óxido de hierro (magnetita) y el monosulfato de hierro (pyrotita), los cuales se asemejan a los magnetofósiles encontrados en sedimentos terrestres, resíduo de bacterias que hicieron que el mineral las guiara a lo largo de las líneas del campo magnético terrestre. Según los expertos, estos resíduos se encuentran con frecuencia en ambientes biogénicos y muy dificilmente pueden ser producto de elementos inorgánicos. De lo que se deduce que "la explicación biogénica de ninguna manera es irrazonable".

¿Contaminación terrestre?

En 1960 ocurrió que unos investigadores anunciaron haber descubierto materia orgánica dentro de un meteorito, pero después de acaloradas polémicas y nuevos estudios, se demostró que había sido contaminado por materiales terrestres. La NASA asegura que a este meteorito se le pasaron los test más rigurosos de contaminación y salieron negativos. De esta forma, afirma que el meteorito no está contaminado.

Conclusiones

Si lo afirmado por la NASA es cierto, se abren posibilidades fascinantes:

  1. Al existir vida en Marte hace 4,500 millones de años, aunque primitiva, es lógico suponer que con el tiempo pudo haber evolucionado, de la misma forma que en la Tierra, a formas superiores. Esto haría posible, en teoría, que existan organismos más complejos. Sin embargo, los resultados de las sondas espaciales dicen lo contrario, pues cuando los Viking 1 y 2 descendieron sobre el planeta rojo, no encontraron ninguna señal de vida. Quizá ahora la NASA decida explorar con mayor intensidad el planeta, especialmente cerca de los polos, donde se sabe que hay agua. Allí podrían haber grandes sorpresas.
  2. La vida pudo haber existido en un tiempo, pero luego se extinguió. La pregunta obligada es: ¿Por qué? , y luego vienen otras: ¿Existirán fósiles allá? ¿Restos de los verdaderos marcianos, sea lo que hayan sido? No será extraño que se hable nuevamente de la "Cara de Marte", como argumento en favor de la existencia de seres extraterrestres, aunque los científicos no la acepten.
Por otra parte, si se comprueba que la NASA se precipitó al dar una noticia no confirmada, se ganará el bochorno científico y ello le afectará más en su presupuesto. Lo malo de esto es que seguiremos igual, ignorando qué hay en el Planeta Rojo.