Make your own free website on Tripod.com
El Sol
Ing. Edgar Castro Bathen
Miembro de la Asociación Astronómica de Guatemala


El Sol es una esfera incandescente que mide 1,390,000 km de diámetro, es decir, es 108 veces mayor que la Tierra. Su masa es mil veces superior a la de todos los planetas, satélites y asteroides juntos. Debido a que es muy masivo, todos los planetas giran a su alrededor siguiendo la curvatura que su masa crea en el espacio.

La Tierra dista 150 millones de km de él, lo que se conoce como una Unidad Astronómica. El Sol tiene un movimiento de rotación que dura 25 días, de manera que no permanece inerte como muchos podrían pensar.

Además de estos movimientos, tiene el de traslación alrededor de nuestra galaxia, la Vía Láctea, el cual dura 250 millones de años para completar un vuelta entera. En lo que lleva de vida, el Sol habrá dado unas 18 vueltas a nuestra galaxia.

Características

La temperatura en su superficie es de 5,500°C, mientras que en su interior es un horno de 14 millones de grados centígrados. Su superficie exterior tiene varias capas: 1) La corona, que es la fulguración que se puede apreciar durante un eclipse total de Sol y que alcanza varios millones de km. de distancia. 2) La cromósfera, que es la parte del sol que vemos brillar, casi siempre blanca o rojiza. Es aquí donde aparecen las manchas solares. Cerca de las manchas solares aparecen las fulguraciones, que son erupciones de un color blanco brillante. El Sol también presenta lo que se conoce como agujeros coronales, que son espacios que se forman en su superficie por donde sale el viento solar. Este viento solar es una ráfaga de partículas cargadas, de alto nivel energético, que salen disparadas de su interior y bombardean las capas superiores de nuestra atmósfera. Otros objetos de la superficie solar son las fáculas, que son manchas blancas que suben a la superficie y duran unos cuantos minutos. Otra característica impresionante son las protuberancias solares; estas son grandes lenguas de fuego que se levantan sobre la superficie y vuelven a caer debido a a la fuerza del campo magnético que tiene, formando un colocho. La superficie del Sol constantemente está cambiando. Está formada por gránulos, que aunque parecen pequeños, miden unos 1,000 km de diámetro. Suben a la superficie y se rompen, para luego ser sustituídos por otros, así como las burbujas en una cazuela de agua hirviendo.

Curiosidades

Las manchas solares no han sido comprendidas completamente. Se sabe que son pequeños remolinos que van subiendo de las profundidades del Sol y llegan hasta su superficie. Las manchas aparecen en pares, normalmente a cada una del hemisferio norte le corresponde otra en el hemisferio sur y viceversa. El Sol tiene un ciclo de 11 años en que se llena de manchas y 11 años en los que casi no hay ninguna mancha. Los astrónomos aún no saben porqué. Las manchas solares son grandes extensiones de gases -muchas veces mayores que la Tierra- que se encuentran a una temperatura menor que la de la superficie y por eso se ven obscuras. Nunca se debe tratar de ver al Sol directamente o a través de un telescopio o binoculares porque se corre el peligro de quedarse ciego. Las manchas solares pueden observarse únicamente con un telescopio con filtro o bien proyectando la imagen del sol sobre un cartón blanco.

El Sol es nuestra estrella más cercana. Produce luz y calor necesarios para que las plantas crezcan y se desarrollen. También los animales que dependen de esas plantas y forman toda la cadena ecológica. Gracias al Sol, la vida pudo florecer sobre la Tierra, y por su causa la vida desaparecerá de nuestro planeta algún día dentro de 4,500 millones de años, cuando se convierta en una gigante roja. La vida, al parecer, está destinada a ser un fenómeno temporal y luego desaparecer. Quizá sólo nuestra inteligencia y desarrollo pueda salvarnos de ese día.