Make your own free website on Tripod.com
La Osa Mayor
Ing. Edgar Castro Bathen

La Osa Mayor es una de las constelaciones más importantes del cielo. Desde tiempos inmemoriales diversos pueblos bautizaron este asterismo (figura aparente formada por las estrellas) con el nombre de "osa" u "oso". El nombre original de esta constelación es "Ursae Majoris" y proviene del latín, pero en nuestros tiempos se conoce más como "la Osa Mayor", "el cazo", "la cazuela" y en Guatemala muchas personas le encuenran forma de "barrilete".

Esta constelación se destaca porque está formada por siete estrellas muy brillantes, las cuales tienen nombres propios derivados de palabra árabes. Dubhe, la más brillante de todas toma su nombre del diminutivo de al-thahr- al-dubb al-akhba, que significa "la espalda" de la Osa. A la estrella más brillante de una constelación se le asigna la letra griega alfa, de manera que Dubhe se conoce tambien como "alfa ursae majoris". Le sigue en brillantez la estrella Merak, cuyo nombre proviene del original al-merak, que significa "el vientre" y tiene asignada la letra beta.. Las estrellas Dubhe y Merak son conocidas como "las apuntadoras", porque si trazamos una línea recta de Merak hacia Dubhe y la extendemos cinco veces, llegamos a Polaris, la Estrella Polar.

La estrella que ayuda a definir el fondo de la cazuela se llama Phecda y viene del arábigo al-fahdh, que significa "el muslo". La estrella más opaca de todas, pero que se destaca porque completa la cazuela se llama Megrez. Su nombre ha permanecido casi inalterado del original al-maghrez que significa "la raíz de la cola". Siguiendo el mango de la cazuela encontramos Alioth, un nombre que extrañamente no encaja en nuestro cuadro mitológico. Su origen es incierto pero el nombre en arábigo más cercano es Alyat, que significa "la esponjosa cola de una oveja".

El mango del cazo se curva en la siguiente estrella, llamada Mizar. Originalmente esta estrella llevaba el nombre de Merak, que ahora lo lleva beta, pero Joseph Scaliger se lo cambió a Mizar en en siglo XVI y desde entonces le quedó así. Mizar significa "cuerda o cinturón", lo cual tiene significado en la figura. Alcor es el nombre de la estrella pequeña cerca de Mizar, la cual se utilizaba para chequear la agudeza visual de las personas. De hecho, Alcor no es muy difícil de ver. Su nombre en pérsico significa "sin amigos", "la solitaria", y en arábigo significa "la estrella opaca". Junto con Mizar forman un par que se conoce también como "el jinete y el caballo".

La última estrella del mango es Alkaid o Benetnasch. Ninguno de los dos nombres se relaciona con la figura, sino se refiere a una tradición alterna en la cual la cazuela significa "féretro" con sus "lloronas". Alkaid viene del arábigo al-kaid al-banat al-na’ash que significa "la jefa de las hijas del ataúd" o bien "la primera llorona" y la derivación de Benet-nasch es similar.

Mientras que la mayoría de las mitologías han identificado estas figuras como "osas", es un misterio por qué lo hicieron. Solamente podemos especular basados en algunas leyendas que han quedado, por ejemplo, desde los tiempos de Homero las estrellas de la Ursae Major se conocían como estrellas circumpolares (es decir, que nunca se ocultan bajo el mar). La Odisea menciona que "ella nunca se mete en el océano", refiriéndose a dicha constelación.

Los griegos crearon una la leyenda sobre las "osas" en la que se involucra a Zeus: Calisto era una ninfa de quien Hera estaba celosa porque era bella y atraía a Zeus. Desesperada, Hera convirtió a Calisto en una osa peluda y la mandó a cuidar los bosques de Arcadia. Un día, el hijo de Calisto, llamado Arkas, yendo de cacería vió la osa y le apuntó con su arco. Afortunadamente Zeus intervino antes de que disparara su flecha y así evitó la tragedia. Reconociendo que Hera nunca dejaría a Calisto tranquila, Zeus la tomó de la cola y la tiró hacia el cielo, donde se convirtió en la Osa Mayor, y para que no estuviera sola, convirtió también a Arkas en oso y lo puso en el cielo para que la acompañara, con lo que creó la Osa Menor. La leyenda explica que ambas osas celestiales tienen las colas tan largas debido a que Zeus se las estiró al lanzarlas.

No se sabe porqué los indios del Nuevo Mundo también identificaron estas estrellas como "osas de colas largas". Algunos pueblos decían que en los primeros días todos los osos tenían la cola larga y frondosa. El oso terrestre era vanidoso y aseguraba que podía abrir un hoyo en el hielo de un zarpazo, meter la cola y sacar varios peces. Un dia sucedió que había tanto frío que el hoyo se congeló y le atrapó la cola al oso . La única manera de salir del problema era renunciando a la cola de la cual estaba tan orgulloso y por eso es que todos sus descendientes en la Tierra no tienen cola hoy día.

Otra leyenda india explica porqué las hojas de los árboles en el hemisferio norte cambian de color en el otoño. Resulta que tres cazadores (el mango del cazo) estaban persiguiendo a un oso (el cazo) y llevaban consigo hasta el perol para cocinarlo (Alcor). Dando vueltas y más vueltas se les pasó el año hasta que el otoño entró y el oso bajo a tierra esa noche. Atrapando al oso, los cazadores le dispararon en un costado y cuando su sangre se derramó, pasó pintando los árboles de un color rojo intenso. Cuando el oso murió, los cazadores se regocijaron y lo cocinaron en el cazo que traían para tal propósito. Sin embargo, al regrasar a casa, perdieron el camino de regreso y se quedaron dando vueltas en el Norte para siempre. El espíritu del oso, entró entonces en un nuevo cuerpo e hibernó en paz. Luego en cada primavera, el oso regresa sobre sus pasos, sólo para encontrar otros cazadores que andan tras su pista, en un ciclo sin fin.

He aquí las leyendas del cielo.

¿Preguntas de astronomía?

Diríjalas al Apdo. Postal 307 "I" 01907 Ciudad, y en próximos artículos trataremos de contestárselas.