Make your own free website on Tripod.com
El día que hagamos contacto
Ing. Edgar Castro Bathen



Los nuevos descubrimientos del Pathfinder han aumentado enormemente las posibilidades de vida en Marte. La comprobación de que hubo agua corriendo sobre el planeta (que en ese entonces no era rojo) sumado al oxígeno que se encuentra combinado con el hierro en todo el suelo marciano, apoyan esta teoría. En la Tierra, originalmente no había oxígeno. Fueron las bacterias las que transformaron el CO2 (dióxido de carbono) y liberaron el oxígeno. Los seres vivos se desarrollaron en el agua y fueron los responsables de cambiar la atmósfera del planeta. Será por tanto, sólo cuestión de tiempo encontrar pruebas definitivas de que hubo vida en Marte.

Si la vida se desarrolló en otros planetas, aunque sea en forma primitiva, ¿qué pasaría en otras estrellas y en otras galaxias? No hay ninguna razón para que no se haya desarrollado allí tambien. Y en los millones y millones de estrellas que contiene nuestra galaxia, cabe la posibilidad de que algunas formas de vida hayan evolucionado hasta alcanzar la inteligencia. Los proyectos S.E.T.I. (Search for Extraterrestrial Intelligence) han estado buscando desde hace años señales inteligentes en el espacio, sin que hasta ahora se haya confirmado ninguna. Unicamente se cuenta con señales candidatas. Esto nos ha llevado a pensar que estamos solos en el Universo, pues nunca hemos escuchado nada, ni un "1,2,3 probando" ni un simple "hola" extraterrestre. Podría ser que estemos buscando en forma inapropiada, pues otras civilizaciones habrán podido desarrollar medios de comunicación que aunque estén delante de nosotros no los podamos entender. ¿Entendería Pitágoras el Internet, el correo electrónico y los "chat"? ¿Cómo le explicaríamos cómo funciona una computadora?

Hoy en día son muchos los científicos que opinan que la vida debe haberse desarrollado en millones de planetas, muchos de los cuales estarán más adelantados que nosotros y otros más atrasados. Es cuestion del momento en que cada uno desarrolló la inteligencia en forma natural. La pregunta es: ¿podremos comunicarnos con ellos, alguna vez? Y si es asi, ¿qué les diremos? ¿un tímido "hola, aquí estamos"? o ¿charlaremos sobre relatividad, política y religión? Quizá todos estos conceptos no existan para otros seres, pero si se trata de una civilización tendrán alguna forma de organizarse.

El día que hagamos contacto será muy importante, porque a partir de ese momento nuestro concepto del Universo y de nosotros mismos cambiará completamente. Quizá nos disguste confirmar que no somos los únicos, los dueños del Cosmos. Será difícil aceptar que lo compartimos con otros seres que ni se parecen a nosotros. Talvez nos den ganas de poner una muralla alrededor del Sistema Solar, con un rótulo de "Prohibido pasar". Seguramente habrá un gran número de personas que se sentirán desconcertadas, amenazadas, con miedo a lo que pueda pasar. Otros, en cambio, harán enormes círculos con candelas encendidas cantando alegremente "Calling ocupants of interplanetary crafts". Las agrupaciones "pro-ovni" dirán que tenían razón y exigirán más que nunca que se revele toda la verdad sobre el caso Roswell.

Pero una cosa muy importante es que talvez así entendamos que somos pobladores del mismo planeta y que debemos ponernos de acuerdo para cuidarlo mejor, ya que en verdad es frágil y lo hemos descuidado mucho.

Es probable que este contacto sea muy diferente a lo que todos hemos pensado o imaginado. Menos impresionante que "El Día de la Independencia", o "Encuentros Cercanos del Tercer Tipo". Quizá sea únicamente formal, matemático y nunca conozcamos a nuestros interlocutores. Talvez sepamos de ellos únicamente cada 30 o 40 años, cuando vuelvan sus señales. O talvez tarden demasiado en regresar. Aún así, nuestras creencias tan fuertemente arraigadas, nuestros sistemas sociales, todo sufrirá una crisis.

La posición idealista de que aprenderemos muchas cosas de ellos, que nos enseñarán cómo curar las enfermedades, resolver la pobreza y el hambre está tan fuera de base como la del extremista que sostiene que vendrán a comernos a todos. Sencillamente puede ser que nunca tengamos contacto físico, lo que no evitará que haya cambios. El contacto traerá cambios. Nuestra mentalidad cambiará, porque sabremos que ahora tendremos límites en el Universo. Nuestra sociedad cambiará con la sola noción de que ahora existen "ellos" y no sabemos si son amigos o enemigos. Las religiones cambiarán porque los fieles preguntarán si los extraterrestres también son hijos de Dios, si tuvieron su propio Jesucristo, Mahoma o Buda y los líderes religiosos tendrán que dar respuestas. La ciencia y la tecnología se verán profundamente afectadas. Se replantearán miles de conceptos. La sociedad se preguntará si vale la pena seguir con los sistemas políticos actuales. Todo se pondrá en duda y habrá que encontrar nuevas salidas.

Por más que nos preparemos para este cambio no podremos saber si lo resistiremos. "¡Ojalá nunca se diera!" -pensarán algunos- y otros en cambio estarán impacientes porque esto ocurra, simplemente por curiosidad. Lo cierto es que cada día la ciencia avanza descubriendo más cosas sobre el Universo, el Telescopio Hubble continúa encontrando millones de nuevas galaxias y la organizaciones espaciales preparan nuevas misiones para explorar los planetas. Si hay alguien allá afuera, inevitablemente lo encontraremos.